La inteligencia emocional y el trabajo


Reconocer los propios sentimientos y los de los demás ayuda tanto en la vida privada como en la laboral. Saber identificar las propias emociones ayuda a controlarlas es especialmente importante en cargos de responsabilidad en el trabajo. Muchos adultos  no pueden expresar sus sentimientos, reconocerlos o actuar ante los de los demás. "Pero la inteligencia emocional se puede entrenar", señala Gerhard Blickle, profesor de la Universidad de Bonn.

 

Lo primero que hay que hacer es tener una idea de la inteligencia emocional que cada uno posee. Los sentimientos son señales de procesos corporales. Estos cambios físicos provocan en diferentes personas sentimientos de distinta intensidad. Algunos reconocen el proceso apenas comienza, mientras que otros perciben su enojo solo cuando su puño golpea la mesa.

 

Para medir la propia inteligencia emocional basta con hacerse un autotest. Las preguntas de esos test buscan establecer si la persona por lo general es consciente de cómo se siente o bien si no presta atención a sus emociones. También es importante saber si se mantiene el control cuando se está enojado o si al contrario la persona suele decir cosas de las que después se arrepiente.

 

En estos cuestionarios también se indaga si el individuo es sensible a lo que le ocurre a los demás o no. Si se establece que la persona no está abierta a sus sentimientos, significa que la inteligencia emocional está poco desarrollada. Para mejorar la inteligencia emocional hay que escuchar más hacia el interior. Cuando se hace algo hay que preguntarse qué tal se siente uno. También es una práctica física, porque las reacciones del cuerpo son importantes. Hay que preguntarse siempre de cuánta energía se dispone y si al hacer algo se disfruta o se siente rechazo. 

 

Blickle también da algunos consejos prácticos. Recomienda leer libros e historias que obliguen a ponerse en el lugar de otros, o incluso participar en un grupo de teatro amateur. Conocer los propios sentimientos ayuda en el trabajo. "Las personas con mucha inteligencia emocional tienen mayor éxito en lo laboral si a la vez también tienen deseos de ascender", indica Blickle.

 

© | Sitio desarrollado por PostelNet.