El CI puede cambiar


El coeficiente intelectual (CI) de una persona puede variar durante su adolescencia, según afirman investigadores británicos en un artículo de la revista especializada Nature. "Tenemos tendencia a evaluar a los niños a una edad relativamente temprana y marcar así su formación", explica Cathy Price, autora de un estudio que reveló que la inteligencia de los niños se desarrolla y el CI puede mejorar significativamente.

 

Los expertos del Wellcome Trust Centre for Neuroimaging, del University College de Londres, dijeron a Nature que, por otro lado, hay niños con un elevado potencial que no logran mantener ese rendimiento, según recogió la agencia alemana DPA. De todas maneras, la revelación a la que llega el estudio termina con lo que hasta ahora se creía: que la inteligencia humana se mantenía estable a lo largo de los años. Los científicos investigaron el cerebro de 33 chicos de entre 12 y 16 años, mediante una tomografía de resonancia magnética y les realizaron pruebas de inteligencia, para medir capacidades lingüísticas, conocimientos generales y la memoria así como la destreza espacial o resolución de rompecabezas. Cuatro años más tarde, los jóvenes, que no sabían nada que la investigación incluía una segunda prueba, fueron investigados nuevamente.

 

En el primer estudio, los valores del CI obtenidos mediante las pruebas variaban entre 77 y 135, mientras que en el segundo la variación era entre 87 y 143. Algunos adolescentes mejoraron sus resultados en las pruebas en aproximadamente 20 puntos y otros empeoraron en proporción similar. 

 

La investigación logró relacionar el aumento del CI verbal (lengua, memoria) con el grosor de la sustancia gris en la región izquierda del cerebro y el aumento de la sustancia gris en el cerebelo con la mejora del CI no verbal (capacidad espacial y rompecabezas). Sin embargo, no se consiguió explicar la variación de los coeficientes intelectuales. El estudio abre nuevas preguntas en torno de que la inteligencia podría desarrollarse antes o después según los casos, y que la educación también podría influir en esas variaciones. Según los investigadores, hay indicios de que el cerebro es moldeable y a lo largo de la vida puede adaptarse a distintos retos.


© | Sitio desarrollado por PostelNet.