Internet estaría modificando el funcionamiento del cerebro humano


No es la primera vez que se oye hablar de los cambios cerebrales que puede producir el uso de Internet y básicamente, de las nuevas tecnologías, las redes sociales y la telefonía celular, sobre todo, han irrumpido con gran fuerza en nuestras vidas, modificando la rutina habitual. Si nos trasladamos en el tiempo, 10 años atrás podíamos recordar decenas de números de teléfonos de familiares y amigos. Hoy si no está en la agenda del celular, difícilmente podamos comunicarnos o recordar el teléfono de alguien más.

 

"Las formas de procesamiento que eran habituales en generaciones anteriores empiezan a cambiar. Las conversaciones hoy no son lineales, sino que se dan en paralelo", por ello, el hombre moderno hoy puede mantener varias conversaciones diferentes a través de Twitter, SMS y chat, todo al mismo tiempo, esto según asegura el neurólogo Ricardo Allegri.


Internet transforma el funcionamiento cerebral

Por otro lado, el especialista agrega que debido al uso intensivo de Internet y dispositivos tecnológicos, la actividad cerebral de antes, hoy se delega a los aparatos. Lo que permite además, la descarga de parte de la memoria en internet, pudiendo una persona utilizar sus capacidades para procesar más informaciones diversas.

 

En el caso de las redes sociales, Tracy Alloway, experta en Psicología Cognitiva de la Universidad de Stirling (Escocia), afirma que las diferentes redes sociales impactan de manera distinta en el cerebro humano. Twitter, por ejemplo, se basa en realizar actividades muy breves y cortas, con sus mensajes de sólo 140 caracteres, nos obliga a utilizar muy poca información en cada mensaje, mientras que Facebook, es totalmente diferente. Dado que su uso podría ayudar a aumentar la memoria de trabajo y el coeficiente intelectual verbal. Esto podría estar relacionado a la costumbre de comprobar el estado de un amigo y sus actualizaciones, es decir, descartar ciertos conocimientos previos y aprender de rápidamente una nueva información.

 

Por su parte, Ryota Kanai, del Instituto de Neurociencias Cognitivas del Colegio Universitario de Londres, descubrió que cuantos más amigos tiene una persona en Facebook, mayor es el volumen de materia gris en cuatro zonas del cerebro.

© | Sitio desarrollado por PostelNet.