Los niños menos inteligentes son potenciales adultos con problemas de salud


Relación entre inteligencia y dolores crónicosA través de los resultados arrojados por un reciente estudio, el cual fue publicado en la última edición de la revista Pain, se ha podido descubrir que los niños que durante su infancia demuestran problemas cognoscitivos, tienen mayores probabilidades de padecer dolores crónicos durante su adultez, en comparación con aquellos pequeños que muestran una importante inteligencia en sus primeros años escolares.

 

Asimismo, el estudio revela que aquellos niños que tienen problemas de aprendizaje son más propensos en su adultez de sufrir de sobrepeso, ser víctimas del tabaquismo y más probabilidades de desenvolverse en el ámbito de los trabajos manuales.


Por otra parte, la investigación hizo hincapié en la comparativa, concluyendo que los niños que alcanzan puntuaciones altas en los test de inteligencia son menos propensos a sufrir de dolor crónico generalizado en el futuro.


Es importante mencionar que el dolor crónico generalizado afecta en un 10% a los músculos, y actualmente lo padecen el 15% de la población adulta de todo el mundo. Por lo general, la afección suele ser más frecuente entre las mujeres y entre las personas de menores recursos económicos.

 

Al respecto, la doctora Catherine Gale, de la Unidad de Epidemiología del MRC de la Universidad de Southampton, donde se realizó la investigación, explicó: “Uno de los factores psicológicos que potencialmente podría ser un factor de riesgo para el dolor crónico generalizado en la vida adulta es la menor capacidad cognitiva en la juventud. Nuestra hipótesis se centró en demostrar que los hombres y mujeres que tuvieron calificaciones bajas en pruebas de inteligencia durante la niñez, poseen un riesgo mayor de desarrollar la enfermedad en la mediana edad, y que parte de esta asociación estaría mediada por el nivel socioeconómico, la salud mental o el estilo de vida en la edad adulta”.


Asimismo, la especialista agregó: “Hasta donde sabemos, este es el primer estudio que investiga la relación entre la inteligencia y su incidencia en la aparición del dolor crónico generalizado. Nuestros resultados muestran que los individuos con mayor inteligencia en la niñez tienen menos probabilidades que los adultos de sufrir esta afección común e incapacitante. Ahora tenemos que entender los mecanismos que causan esta asociación”.

Otras Noticias