La comida casera es una aliada de la inteligencia


Investigadores de la Universidad de Southampton (Reino Unido) llevaron a cabo un estudio con dos grupos de madres que alimentaban a sus hijos con dietas opuestas: uno basaba la alimentación en frutas, verduras, pescados y comidas caseras, con bajo consumo de alimentos envasados, y el segundo grupo, en "alimentos de adultos": snacks, carne procesada, papas fritas, naranjadas.

Para evaluar el desarrollo cognitivo de los chicos, un grupo de psicólogos llevó a cabo tests de atención, de habilidad sensomotora, memoria y lenguaje cuando los chicos habían cumplido los cuatro años. El estudio señala que los chicos del primer grupo obtuvieron un puntaje más alto en las pruebas de inteligencia y memoria que los del segundo grupo, independientemente de la inteligencia o educación materna, su clase social o el ambiente familiar, peso o edad gestacional del hijo al nacer.

Los investigadores indican que "también se valoraron los detalles sobre la educación de la madre, el nivel de inteligencia, el número de hijos previos, la ocupación laboral y ambiente reinante en el hogar".

Otras Noticias