La memoria de los mozos sorprende a la ciencia


Un estudio revela cómo hacen los mozos argentinos para acordarse de todos los pedidos sin anotar. Una investigación concluyó que utilizan una técnica mixta inédita en el campo de los estudios de la memoria: combinan el reconocimiento de algún rasgo característico del cliente (la cara, el sexo o la ropa) y la ubicación a la mesa. En el informe final, los investigadores bautizaron esta técnica como "método Tortoni", en honor a uno de los bares investigados.

 

El estudio fue realizado en bares porteños, por grupos de 8 investigadores, quienes ordenaban, y cuando el mozo no los veía, se cambiaban de lugar. Los investigadores medían si los mozos cometían errores al servir el pedido a cada comensal. Si la estrategia del mozo fuera sólo a través del recuerdo de caras y qué había pedido cada una, entonces no tendrían problemas al servir el pedido de cada comensal. Si, por el contrario, la estrategia consistía en asociar el lugar en el que estaban sentados con el pedido, entonces hubieran servido los pedidos en la ubicación correcta a la persona equivocada.

 

La memoria de los mozos


La variedad de los errores determinó esta técnica mixta, que hace que los mozos tengan una memoria operativa mucho más desarrollada que la común. Para este trabajo se evaluó el rendimiento de 9 mozos con una experiencia de entre 9 y 17 años. En una primera ronda de pedidos, de los 9 sólo uno se equivocó. En cambio, apenas uno de los voluntarios no profesionales consiguió entregar la orden de manera correcta.

Otras Noticias