La Revolución Emocional


Luego de un siglo de mediciones por puntajes de la inteligencia, a mediados de los 80 apareció la teoría de las inteligencias múltiples. Una década después llegó la revolución con la inteligencia emocional. Desde entonces todo se ha querido cambiar en las prácticas laborales o educativas y en las relaciones familiares y personales

El antiguo CI fue perdiendo poco a poco su carácter monolítico y ha sido posible diferenciar los distintos componentes de la inteligencia, que hoy se entienden como dimensiones independientes entre sí. Así, la inteligencia ya no se reduce a un número, sino que se trata de niveles y tipos.

La inteligencia personal (interpersonal e intrapersonal) determina nuestra capacidad de dirigir la propia vida de manera satisfactoria y conforma la llamada inteligencia emocional, que es la capacidad de aplicar la conciencia y la sensibilidad para discernir los sentimientos que subyacen en la comunicación interpersonal, y para resistir la tentación que nos mueve a reaccionar de una manera impulsiva e irreflexiva, obrando en vez de ello con receptividad, con autenticidad y con sinceridad. Es la capacidad de reconocer los sentimientos propios y ajenos, de motivarnos y de manejar bien las emociones en nosotros mismos y en nuestras relaciones. 


© | Sitio desarrollado por PostelNet.