No hay nada más tonto que un test de inteligencia


En una entrevista, resumida en esta nota, el galardonado neurópata Pablo Rudomin testimonió sobre su pasado, afirmando haber sido víctima constante de los abusones (bullying). “Lo que me dolía más es que me rechazaran para jugar a fútbol. Los capitanes de cada equipo se repartían a los jugadores y a mí no me quería nadie”, indicó el médico premiado, y prosiguió.

 “Yo era zurdo y mi madre lo veía como un defecto horroroso en vez de apostar, como la naturaleza, porque tal vez ser zurdo podría llegar a ser una ventaja. Así que me obligaba a usar la derecha y el resultado es que hoy tengo problemas de representación de la lateralidad. Por ejemplo, al conducir”. “Pero si la medida de la inteligencia es el fútbol y la conducción, soy un tonto. Es mi mujer la que logra aparcar por mí”, agregó el afamado profesional.

En entrevista, el médico Rudomin indicó tener un nieto “con una inteligencia singular que los especialistas califican de ligero autismo”. El niño, que “Lo sabe todo de los dinosaurios y a sus siete años elabora complejos cálculos aritméticos que nos dejan a todos asombrados”, preocupa al abuelo en cuanto a los asuntos de integración social “obsesionada por uniformizar y jerarquizar un solo tipo de talento”. Al respecto, indicó que “no hay nada más tonto que un test de inteligencia, porque, aunque consiguiera medir la cantidad, ignora la especificidad. No olvide que las ratitas son más inteligentes que nosotros, pero sólo para salir del laberinto”.

Con respecto a la estandarización de las mediciones de inteligencias, el profesional recordó que “Si el medio cambia –siempre está cambiando– y toda la población ha llegado a ser uniforme, le es mucho más difícil readaptarse. […] La inteligencia es saber resolver un problema, y el problema siempre es un cambio en el medio. Por eso, lo que hoy se juzga inadaptación mañana es la clave adaptativa”.

El aprendizaje consiste en transformar la información en conocimiento: seleccionar de lo que sabemos lo que es útil para solucionar un problema. El cerebro sólo retiene de forma natural lo que le es útil, lo que utiliza”, puntualizó Rudomin.


Otras Noticias