La ciencia descifra nuevos misterios de la inteligencia humana


Un reciente estudio de la Universidad de Cambridge asegura haber dado con la razón de que algunas personas exhiban logros académicos, toma de decisiones acertadas, o la capacidad para sonreírle a la vida: la eficiencia energética es el factor que explica por qué algunos tienen mayor capacidad intelectual que otros.

 

El coautor y profesor Edward Bullmore explicó que tal eficiencia se mide por cuán fácil es mandar una señal de una parte del cerebro a otra sin un gasto excesivo de recursos, que es lo que se observa en todas las redes con alta eficiencia. El científico explica que cuando realizamos tareas intelectuales complejas, el cerebro gasta más recursos en hacer las conexiones necesarias, lo que limita su capacidad para cubrir otras demandas. Pero hay algunas personas, las más inteligentes, que son capaces de enfocarse en un pensamiento complejo de manera eficiente, ahorrando recursos que se reinvierten en más conexiones neuronales, lo que se traduce en análisis más elevados y la generación de nuevas ideas. La genética y el entrenamiento son las responsables de esta habilidad.

 

Según esta investigación, cerca de un 60% de la eficiencia neuronal está dada por los genes, con un rol fundamental especialmente en la región prefrontal del cerebro, encargada de la planificación, el pensamiento estratégico, la toma de decisiones y la memoria, todos aspectos vinculados a la inteligencia.

 

O sea, probablemente, Einstein tenía una capacidad innata para el pensamiento superior. Se cree que el científico nunca se sometió a un test de coeficiente intelectual, pero actualmente, los especialistas estiman que su C.I. habría estado cerca de los 160 puntos, siendo que el promedio de los seres humanos se mueve alrededor de los 100.


Otras Noticias