Niños prodigio, ¿un avance en la raza humana?


 

Los niños prodigio son casi un misterio a la condición humana. Por definición, se trata de niños en edad escolar o preescolar (generalmente, hasta los 10 años de edad), que demuestran una habilidad superior en conductas deportivas, musicales, artísticas o intelectuales.

 

En el común denominador, se piensa en los niños prodigio como seres de una inteligencia superior, determinada a partir de su coeficiente intelectual mediante tests de inteligencia. Aunque este puede ser el caso en muchos niños de esta clasificación, también se debe incluir a los pequeños superdotados en áreas deportivas y artísticas de todo tipo, entre otras habilidades especiales que superan notablemente a la media humana.

 

En lo que respecta al CI (coeficiente intelectual), se considera que el promedio ronda entre los 80 y los 100 puntos de medición, llegando hasta 120 en casos notables. Los niños prodigio, por su parte, suelen demostrar una medición que supera los 120 puntos de medición de su inteligencia, considerando diversos planos de la misma. Según este esquema de clasificación, la llamada “superdotación intelectual” se alcanza cuando la medición supera los 130 puntos, y se estima que 2 de cada 100 humanos puede considerarse dentro de esta clasificación.

 

Los niños superdotados o niños prodigio, ya sea por una clasificación de medición de la inteligencia o por notables habilidades en otros planos de la vida, comparten algunas señales clásicas. Por lo general, son personas que se sienten incomprendidas dentro de su grupo de pares, por poseer una visión distinta a la de otro niño en pleno desarrollo. Son niños altamente sensibles, generalmente hiperactivos, que en muchos casos pueden presentar dificultades de comportamiento por causa de su constante aburrimiento, en especial en el ámbito escolar.

 

Es muy importante mantener a los niños prodigio interesados en la labor a realizar, desafiando su desarrollo intelectual, deportivo o artístico de maneras adecuadas. Ya que comprender situarse en un plano superior, pueden también presentar un desafío a la autoridad de padres y maestros, junto a una frecuente inestabilidad emocional.

 

En el común denominador de los niños prodigio, se trata de seres altamente creativos e imaginativos. A partir de esta noción, se puede diseñar actividades y técnicas que los estimulen de manera adecuada, y que eviten su aburrimiento y distracción.

 

¿Conoces a estos niños?
Entre los considerados niños prodigio, muchos han alcanzado la fama por tal condición. Entre ellos, quizás recuerdes a Isaac Newton o a Blaise Pascal (superdotados en el campo de las matemáticas), a Isaac Asimov, Lope de Vega o Jorge Luis Borges (superdotados en la literatura), a W.A.Mozart, Frederic Chopin o Luwdig van Beethoven (superdotados en la música), Diego A. Maradona y Michael Jordan (superdotados en el deporte), o quizás a Bobby Fischer, el pequeño genio que venció a una máquina en una partida de ajedrez.




 

 

Actualizado: 22/04/2011

© | Sitio desarrollado por PostelNet.