Dom. Jul 14th, 2024

Cuestionario sobre el control de la ira con respuestas

La ira es una emoción básica con funciones importantes como la movilización de recursos físicos y psicológicos (1). Sin embargo, los niveles disfuncionales de ira se asocian a resultados negativos como una mala evaluación por parte de los demás, conflictos interpersonales, menor autoestima, ideación suicida, mayor riesgo cardiovascular y menor éxito terapéutico (1-5). La ira disfuncional suele causar estrés psicológico y deterioro tanto para las personas afectadas como para su entorno. Lo que delimita las formas funcionales de ira de las disfuncionales son «la frecuencia, la reactividad, la intensidad, la duración y el modo de expresión» (1). La ira disfuncional es, por tanto, un síntoma clínicamente muy relevante en muchos pacientes que padecen diferentes trastornos psiquiátricos [para una visión general, véase (1, 5, 6)].

Además de los ataques de ira, la ira disfuncional puede manifestarse alternativamente como ataques de rabia (AR), que se caracterizan por dificultades en el control emocional que no son propias de la personalidad de la persona e inapropiadas con respecto a la situación desencadenante (15). Originalmente, el concepto de AR fue desarrollado en relación con la investigación en el síndrome de Tourette (ST) por Budman et al. (15). Fue la primera que describió la RA como un síntoma común y típico en los niños y adolescentes afectados. Consecutivamente, Budman et al. desarrollaron el Cuestionario de Ataque de Rabia (RAQ), un cuestionario para padres, para medir la RA específicamente en niños con ST (15).

Te puede interesar:  Sintomas de la depresion test

Cuestionario sobre la ira psicología

Cuando un sentimiento de ira coincide con un comportamiento agresivo u hostil, también se activa la amígdala, una parte del cerebro en forma de almendra asociada a las emociones, en particular el miedo, la ansiedad y la ira.

Este hallazgo forma parte de una serie de estudios dirigidos por Darin Dougherty, profesor asociado de psiquiatría en el Hospital General de Massachusetts, cuyo objetivo es descubrir por qué se producen los ataques de ira en pacientes con trastorno depresivo mayor. Algunos de estos pacientes experimentan ataques de ira inapropiados para la situación y fuera del carácter del individuo. «La gente grita o tira cosas», dice Dougherty. «Queríamos investigar los mecanismos que subyacen a esas reacciones».

Dougherty empezó en 1999 investigando a personas sanas sin signos de depresión ni antecedentes de episodios de ira. Empleó imágenes de tomografía por emisión de positrones para examinar qué regiones del cerebro se activan durante los momentos de ira. Los sujetos simulaban momentos de ira recordando los momentos de su vida en los que habían sentido rabia. «Se puede intentar provocar la ira mostrando imágenes molestas, por ejemplo», dice Dougherty. «Pero la respuesta no es tan contundente. La mejor forma de inducir emociones es mediante guiones autobiográficos».

Escala de ira

La ira es una emoción totalmente natural, y es normal sentirse enfadado cuando se ha sido víctima de una injusticia. Sin embargo, el hecho de que esta injusticia dé lugar a ataques de ira depende de cómo se afronte. La ira se vuelve peligrosa cuando te hace daño a ti o a los demás. Las dificultades para controlar la ira pueden llevar a la pérdida de relaciones, oportunidades laborales, educativas, etc., y también a la pérdida de la libertad, por ejemplo, condenas penales.

Te puede interesar:  Como pasar un test de personalidad

Aunque es importante no reprimir la ira, también lo es mantener el control sobre ella, ya que las consecuencias pueden ser graves y dar lugar a contactos con el sistema de justicia penal a través de la policía. Ser capaz de mantener la calma ofrece la oportunidad de reducir el impacto negativo de la ira y de que no afecte a tus relaciones, algo crucial para mantener la calma, y garantiza que las expresiones externas de ira no tengan un impacto negativo en tus relaciones. A veces, mantener la calma puede lograrse mediante terapia y clases de control de la ira, en las que un especialista puede enseñar métodos de afrontamiento para controlar los sentimientos de ira.

Cuestionario sobre lo que me enfada

Los ataques de rabia son diferentes de las rabietas. Las rabietas están orientadas a conseguir un objetivo con la intención de que el observador haga lo que la persona quiere. Los ataques de ira tienen más que ver con la liberación de la tensión acumulada que con la consecución de un objetivo específico.

Te puede interesar:  Síndrome de la impostora test

Si el paciente presenta síntomas similares a los de un ataque, el médico suele hacerle una prueba de epilepsia. La prueba más útil para confirmar la epilepsia es un electroencefalograma (EEG). Esta prueba registra la actividad eléctrica del cerebro. Puede mostrar picos u ondas anormales en los patrones de actividad eléctrica. Estos patrones permiten identificar distintos tipos de epilepsia.

La psicoterapia es el tratamiento más común para los ataques de rabia. Puede incluir terapia cognitivo-conductual (TCC). La TCC examina los pensamientos y sus vínculos con los sentimientos y comportamientos. La TCC y otras psicoterapias tardan varios meses en funcionar. Es importante que el paciente continúe su plan de tratamiento durante este tiempo.

Por Julio

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad